fbpx
A D A

CARGANDO

Por Micaela Bordes para Ada ITW

Si hacemos una recopilación de las definiciones que podemos encontrar en internet sobre el término voluntariado obtendremos la siguiente descripción:

Conjunto de personas que se unen en carácter libre y desinteresado para trabajar con fines benéficos y enriquecer la calidad de vida de una sociedad.

El voluntariado es una práctica que resulta igual de favorable para la empresa u organización como para aquel que la ejerce.

Este hábito genera un impacto mucho mayor del que advertimos. Tanto a nivel económico como social el voluntariado es un eje fundamental y cobra mucho más valor en el contexto que atravesamos desde hace ya un año y medio. Si bien en Argentina no contamos con datos estadísticos oficiales, podemos afirmar que el pico registrado de voluntarixs en nuestro país fue en el 2002, el año siguiente a una de las crisis económicas que más perjudicó al país. Esto demuestra como ante situaciones complejas hay una favorable reacción por parte de los ciudadanos.

El voluntariado forma una inmensa estructura que brinda protección y se extiende hasta lograr alcanzar esos espacios que el Estado no puede cubrir.

Es correcto mencionar que el voluntariado es una de las herramientas más efectivas con las que puede contar una sociedad para generar cambios necesarios e inalterables. Sin embargo, cuando hablamos de aplicar como voluntarix tendemos a enfocarnos en los beneficios a nivel organización o social y omitimos lo valiosa que resulta esta función para aquel que la desempeña.

No solo ayuda a sentirse útil y es gratificante a nivel personal, sino que también favorece el crecimiento social. Los voluntariados exigen estar en contacto con mucha gente, desarrollando así habilidades sociales y permitiéndole a uno crear su propia red de apoyo. Es fundamental para ganar experiencia en las áreas que sean de nuestro interés y un agregado de suma importancia en nuestro currículum vitae (aunque no coincidan estrictamente la profesión o carrera con el trabajo de voluntarix).

Reconocer el trabajo que hacen los voluntarixs significa considerar su labor como la vía para asegurar una conciencia cívica más consolidada y ampliar los lazos sociales. Es la oportunidad ideal para que tanto organizaciones como empresas puedan hacer su contribución al desarrollo y aportar a un mundo con menos desigualdades.

Creemos que a partir del trabajo en conjunto, la empatía y la inclusión podemos generar cambios con muchísimo impacto.

¿Querés formar parte del equipo voluntariado de Ada ITW? Ayudanos a reducir la brecha de género en tecnología.

También te puede interesar