fbpx
A D A

CARGANDO

Por Micaela Bordes para Ada ITW

Programar significa tener la habilidad de crear y codificar un algoritmo para que pueda ser ejecutado por una computadora. Es decir, se desarrollan un conjunto de instrucciones que le indican a la computadora cómo hacer ciertas tareas. En la actualidad, la programación es catalogada como un lenguaje tecnológico fundamental.

¿Por qué es tan importante aprender programación hoy en día?

Tomaremos las siguientes variables:

  • el constante progreso de la tecnología aplicado a cualquier ámbito profesional
  • el desarrollo de capacidades resolutivas
  • la amplia oferta de trabajo que ofrece la industria IT

 

El software está presente en miles de dispositivos y se utiliza en todas las empresas, sin importar a qué se dedican o si son grandes o chicas.

La programación es fundamental para acrecentar el avance tecnológico dentro de las industrias que para llevar a cabo sus funciones necesitan de sitios y aplicaciones creadas a partir de los códigos.

No es novedad que vivimos en un mundo computarizado donde la tecnología forma parte de todo lo que hacemos. Por eso, aprender cómo funciona y saber modificarla será ideal para poder identificar las necesidades de la sociedad y así abarcarlas a través de la programación.


Un ejemplo para destacar es cómo la tecnología fue el campo que primero se ajustó a las condiciones actuales del mundo. La pandemia que vivenciamos este 2020 implicó nuevas adaptaciones a nuestra manera de vivir, surgiendo distintas plataformas o reinventándose las ya existentes. Mantener las clases de todos los niveles educativos, el trabajo remoto, el crecimiento de las compras online, la telemedicina, garantizar el entretenimiento, etc. Todas estas variantes representan oportunidades con las que los programadores se han tenido que enfrentar al comienzo del año para poder ofrecer los servicios indispensables de una manera diferente y eficiente.


Los y las expertas afirman que aprender a programar también permite el desarrollo de las capacidades como el pensamiento lógico, la creatividad y el ingenio. Estas se potencian y facilitan la resolución de problemas y la automatización de tareas a partir de una computadora. Estas características no solo resultan fructíferas para el ámbito laboral sino que pueden aplicarse al crecimiento personal de los individuos.

Aprender a programar implica aprender a pensar diferente.

La demanda no está puesta solo en programadores/as o en especialistas en tecnología, sino en profesionales que puedan aplicar su pensamiento en distintas áreas de trabajo.


El área de la programación es una de las que más oferta de trabajo registra en los últimos tiempos. El Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) presentó un informe que afirma que el 51% de las empresas argentinas enfrentan dificultades a la hora de contratar perfiles técnicos y esto se debe a la falta de competencia, de experiencia y principalmente a la falta de postulantes. En cuanto a los salarios, también se registran datos favorables aportados por CESSI, la Cámara de la Industria Argentina del Software. En uno de sus estudios más recientes en el que participaron más de 300 empresas se reveló que los profesionales juniors ganan en promedio $55.321 por mes, los semisenior $83.042 y los senior $117.941 siendo el promedio de la industria de $91.457.

En este punto es imprescindible un mayor compromiso educativo que permita formar a más jóvenes y adultos en el área IT y así respaldar la creciente demanda laboral.

 

Si te gustó este artículo, ¡compartíselo a tus amigxs!

También te puede interesar