fbpx
A D A

CARGANDO

Por Micaela Bordes para Ada ITW

¿Qué es lo que buscan hoy en día las empresas a la hora de contratar trabajadores? En general el factor de la experiencia tiene un peso fundamental y puede dejar de lado otros elementos que resultarán igual de beneficiosos para la organización. A continuación destacaremos la relevancia que implica contar con profesionales juniors en el área de trabajo y más precisamente en la industria tecnológica a partir de tres perspectivas:

  1. cuáles son las herramientas que este posee y que lograrán suplir la experiencia;
  2. cómo esto puede afectar positivamente al grupo de trabajo;
  3. la importancia que tiene darles el lugar a programadores jóvenes en la industria, especialmente a mujeres.

Si se analiza desde la perspectiva empresarial, contar con un profesional junior resulta tan enriquecedor como un semisenior o senior. Dentro de la industria IT donde los avances son continuos y muy veloces, es indispensable apuntar a perfiles jóvenes para así garantizar personas que recientemente han estado en contacto con las últimas actualizaciones tecnológicas, aportándole a la organización las herramientas vigentes necesarias.

Una ventaja que poseen estos perfiles es la motivación con la que cuentan: si estamos ante la primera experiencia laboral, la responsabilidad y el compromiso son cualidades que resaltarán.

Al adentrarse a un ambiente donde todo es nuevo y debe ser descubierto, las ganas por aprender y perseverar son evidentes en trabajadores juniors. Este factor se relaciona también con su facilidad a la hora de adaptarse a los cambios. Las generaciones contemporáneas a los grandes avances tecnológicos manejan una capacidad de versatilidad a la hora de enfrentarse a estos que resultará beneficioso para las empresas.

Para el funcionamiento productivo de una empresa será muy útil contar con un equipo de trabajo diverso cuyos participantes puedan tener cualidades que se diferencien entre sí.

Los aportes que hará un junior al grupo serán muy valiosos por los factores anteriormente nombrados y por supuesto que también saldrá beneficiado por aquellos cargos experimentados que los proveerán de las herramientas y los conocimientos que hagan falta.

Por último y más importante, desde el punto de vista de la industria es estrictamente necesario darle lugar a jóvenes formados que intentan ingresar en el mercado laboral. Es de público conocimiento la dificultad que genera cubrir la demanda del área de tecnología año a año. A esta problemática se le suma la brecha de género característica de la industria.

Por este motivo, resultan muy necesarias políticas que motiven y promuevan el estudio de carreras IT, pero estas serán en vano si no vienen acompañadas de un compromiso por parte de las empresas para darle lugar a ingresantes en la industria que si bien no cuentan con experiencia, sí tienen los conocimientos.

Se trata de brindarles los medios requeridos para que puedan ponerlos en práctica y desarrollarlos. Contratar trabajadores juniors significará una inversión en la empresa al asegurase la fidelidad y el potencial de estos. El objetivo radica en incentivar a las organizaciones a involucrarse en la formación de programadores y programadoras para que en un futuro se logre no solo equidad sino también equilibrar la balanza entre oferta y demanda en la industria.

 

Si te gustó este artículo, ¡compartilo en tu círculo!

También te puede interesar