fbpx
A D A

CARGANDO

Por Micaela Bordes para Ada ITW

¿Qué es lo que se nos viene a la mente cuando hablamos de inclusión en IT? Probablemente la primera impresión sea relacionarlo con la equidad entre hombres y mujeres en la industria. Si bien sí es estrictamente necesario seguir promoviendo políticas para acortar la brecha de género, no se puede perder de vista el concepto de diversidad en esta área. Minorías raciales, socioeconómicas, culturales, personas con discapacidades también deben ser alcanzadas por esta inclusión.

A medida que pasan los años, la tecnología va cobrando importancia en más ámbitos de nuestra vida. Llegando así a más lugares, a más personas, acaparando nuestra cotidianeidad.

¿Qué medidas podrían tomarse para que los servicios ofrecidos sean accesibles para todos?

Para esto el cambio debe hacerse desde adentro, se necesita promover la diversidad desde la industria y así garantizar servicios que abarquen a todas las personas. El diccionario de la RAE define a la diversidad como “abundancia, gran cantidad de varias cosas distintas” (Real Academia Española, s.f., definición 2). Es sabido que un equipo de trabajo diverso generará un espacio laboral variado y esta abundancia solo puede traer beneficios.

La diversidad significa enfrentarse con distintos puntos de vista y aún más importante: distintas necesidades.

Cuando no formamos parte de esas minorías, puede ser difícil identificar cuáles son esas necesidades lo que provoca dejarlas fuera del mercado.

Un ejemplo de esto podría ser YouTube, uno de los sitios web más visitados mundialmente. La plataforma de vídeo incorporó -no hace muchos años- la opción de subtítulos. En general, parecería un agregado no muy relevante, a lo sumo que veamos vídeos en otro idioma y nos ayude para poder comprender un poco mejor. Sin embargo, esta es una gran herramienta para personas Sordas y si no estuviera disponible puede que el sitio les resultara completamente ineficaz.

Según la OMS en el mundo hay alrededor de 360 millones de personas Sordas, ¿no resulta extraño pensar que en algún momento una de las páginas con más usuarios en el mundo no considerara a este grupo?

De todas formas, todavía puede mejorarse ampliamente. Mientras muchos vídeos aún no cuentan con la opción de subtítulos, otros solo los ofrecen en un idioma y automáticos, lo que genera que en ocasiones sean incorrectos.

Este es solo uno de los tantos ejemplos que ayudan a entender por qué es necesaria la diversidad dentro de los equipos. El objetivo actual de las grandes empresas tecnológicas es expandirse lo más que puedan, tener alcance global. En un principio no parecería algo tan difícil de lograr dado el crecimiento tan veloz característico de esta industria.

Pero esto se verá imposibilitado si no logran identificar cuáles son las diferencias dentro de esa globalidad y las necesidades que surjan de la misma.

Retomando el ejemplo de YouTube, hoy en día cuenta con 2 mil millones de usuarios en todo el mundo. Pensemos qué sucedería si la herramienta de subtítulos estuviera más consolidada (disponible en todos los vídeos y en distintos idiomas), ¿cuántos usuarios nuevos sumaría? Esto pensando solamente en incluir a una de las tantas minorías que existen en nuestra sociedad.

Quienes forman parte de la industria IT deben asumir el compromiso para generar esos espacios diversos dentro y que puedan repercutir en sus servicios y alcanzar un público más amplio en el mercado. No es solo una necesidad que cubre derechos laborales, sino también sociales y culturales y que a su vez servirá como ejemplo para dejar de reproducir los estereotipos que responden a los grupos mayoritarios.

 

Si te gustó este artículo, ¡compartilo en tu círculo de amigxs!

También te puede interesar