fbpx
Por Micaela Bordes para Ada ITW

Las entrevistas laborales son los recursos que utilizan los reclutadores para poder evaluar si la persona es adecuada para el puesto de trabajo que solicita. Si bien supone una etapa de evaluación donde el objetivo es rendir de la mejor manera, es casi imposible evitar los nervios y las dudas ante una entrevista.

Es por eso que se debe contar con todas las herramientas posibles y una preparación adecuada para llegar a ése día con conocimientos y seguridad.

A continuación presentamos una serie de recomendaciones para desarrollarse profesionalmente en un proceso de selección:

1) Familiarización con la empresa: tanto en el mundo IT como en cualquier
rubro laboral se debe partir de la base de un conocimiento significante de la
empresa a la que se está aplicando.

Investigar previamente sobre sus productos, sus formas, su propósito y valores, demostrará interés por formar parte de esa empresa.

2) Preparación previa: la entrevista no se trata solo de demostrar habilidades
tecnológicas, sino que se recomienda ser capaz de explicar con detalle y de manera fluida la experiencia propia y los proyectos o trabajos de los que se haya formado parte.

Es primordial lograr transmitirlo de una manera clara para que el reclutador perciba el grado de complejidad de esas ocupaciones. Además, es probable que hagan preguntas para constatar esas habilidades.

Hay que darse el tiempo justo para no responder precipitadamente y poder formular la respuesta concisa.

3) ¿Cómo te actualizás? En las áreas relacionadas con tecnología, ciencia, etc. no se puede pasar por alto que constantemente se presentan innovaciones de herramientas.

Es muy valioso si al presentarnos demostramos estar al tanto de estos avances y lo será aún más si podemos respaldarlo con cursos, proyectos, investigaciones que avalen los mismos.

4) No olvidar las soft skills: en los ambientes laborales IT que progresan
continuamente son tan importantes las habilidades técnicas como las habilidades blandas.

Creatividad, resolución de problemas, comunicación,
gestión del tiempo son algunas de las más requeridas.

Nombrarlas, advertir en cuáles nos destacamos y demostrar interés por participar en un entorno que ayude a potenciarlas marcará un diferencial.

5) Sacarse todas las dudas: será muy útil usar el espacio no solo para
escuchar y contestar sino también para hacer preguntas. Se puede
consultar acerca de los aspectos de la empresa, del puesto en sí, sus
requerimientos y el sueldo pretendido. Al fin y al cabo la persona aspirante
también tiene que hacer una evaluación del trabajo del que puede ser parte.

¿Querés conocer más sobre cómo potencias tu perfil profesional para búsquedas laborales? ¡Mirá nuestra charla con especialistas en recursos humanos en Tech!

¿Te gustó el contenido? ¡Compartilo con tu comunidad!

También te puede interesar